miércoles, 3 de septiembre de 2014

31 DE DICIEMBRE DE 2013


                       31 de diciembre de 2013

    Unos cuantos días han pasado de esta fecha; pero aun lo recuerdo como si fuese la semana pasada.


    Fue un gran día; uno de esos en los que se ganan las medallas. Me dirigí a la pista para entrenarme con mis compañeros de entreno; (como el resto de los días aunque en estas fechas para la gran mayoría se supone de “Vacaciones de Navidad”) a las 10:30 de la mañana, ya que para nosotros no hay descanso de vacaciones en estas fechas.

    Sin embargo allí no había nadie. La pista a la cual nos permiten la entrada aunque los trabajadores tengan ese día libre y sus servicios y otras instalaciones estén cerradas;  para la pista por fortuna esta limitación no existe.

    Pero… allí “hoy” no había nadie. Va pasando la hora así que después de esperar un buen rato y no llegar nadie llame a mi entrenador y ¡sorpresa! Hubo un cambio en el horario del entreno y no me habían avisado (o lo que probablemente sucedió no me funcionaba la aplicación por la que nos dábamos novedades como esa).

Al final del día no me importo porque este día, como ya dije antes fue un día en que gane una medalla aunque para que me la  entreguen he de ir después a una competición para recogerla. De hecho esa fue la actitud con la que salí de mi casa. “-Hoy voy a ganar una medalla, me dije”.

    Salí con mi ropa deportiva; agua y bebida isotónica y 2 comidas. Una para inmediatamente después del entreno y otra posterior por si por algún imprevisto y llegaba la hora de esa comida y no me encontrara en casa de nuevo poder comerla.

    Pero una vez en la pista ya tenía dos opciones:

-Volver a la tarde para entrenar con todos

-Entrenar por la mañana solo

    Y finalmente hablando con mi entrenador llegamos a la tercera opción:

Adaptando cargas hacer doble sesión


    Desde luego era un día especial. Ultimo día del año; y muy próximo a mi gran competición de invierno que era en menos de dos semanas. Era un día  que a pesar de la fecha era soleado y cálido, pero con una temperatura nada agobiante.

    Día perfecto para hacer doble sesión, y en la fecha que era disfrutar por la mañana de toda la pista para mí solo. Y por la tarde a pesar de realizar todos nuestra tarea con el compromiso que se debe; disfrutar también el ambiente festivo del entreno de la tarde por la fecha que es.

    Eso sí que es muy  curioso, como por el hecho de entrenar con la pista para ti solo y con una agradable temperatura y buena motivación te hace sentir unas sensaciones que en esa misma pista y en el día anterior por ejemplo no sentías esas sensaciones. Aunque de un entreno a otro hayan pasado simplemente unas horas.

    Muchos fueron los días de mi carrera deportiva que he entrenado solo o practicado una disciplina en solitario pero que no me transmitieron las sensaciones de ese día. Y creo que la diferencia está en que no  solo las cosas iban bien en la pista; sino que fuera de ella en la vida personal también lo iban. Cuestión que también es parte importante para el rendimiento deportivo.

    Recuerdo también días geniales en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada (CARD Sierra Nevada) en las que temprano por la mañana o después de la comida cuando excepto los trabajadores están recogiendo la comida, el servicio de la limpieza, la seguridad o la recepción todos los deportistas se encontraban en sus habitaciones o la  cafetería. O en el gimnasio debido a la fría temperatura exterior por las mañanas y el calor después de la comida que fueron momentos en que dispuse de la pista para mí solo también.

    Estos otros momentos geniales que os comentare en otro momento pero hoy el protagonismo es para ese último día de 2013 en que salí por la mañana a ganar una medalla y al llegar a la pista me la encontré vacía…

                                                                                           CONTINUARA…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para publicar su comentario; sea respetuoso con todo el mundo y tenga educación por favor.
Recuerde: "Que no todo vale con la excusa de la libertad de expresión y de la opinión personal"