viernes, 15 de agosto de 2014

¿NO CONFIAS EN MI?; ¡GRACIAS POR DARME FUERZA!


    ¿NO CONFIAS EN MI?; ¡GRACIAS POR DARME FUERZA!

    Me estás haciendo un favor. ¡Yo soy atleta! No me amedrento porque intentes pasarme tus inseguridades. Con ese comentario lo que estás haciéndome es un favor. Ver que tú no eres capaz no ya de hacerlo, sino, ni siquiera de intentarlo me hace saber que ya obtengo un premio.

    Un premio que si bien eso no es una medalla; o una gran recompensa económica u otra cosa también muy interesante como el apoyo de una marca internacional no le desmerece en nada. ¡No! Es otro tipo de recompensa y es también un premio muy importante.

    El premio que yo mismo me doy a causa de tus palabras… ¿y cuál es este premio? Pues es algo tan simple como seguir entrenando. Porque si hiciera caso a tus palabras tendría que dejar de entrenar ¿no?

    ¡Pues no! Sin embargo en lugar de desmotivarme solo consigues darme  fuerza. Lo que consigues es que llegue más alto; más fuerte y  más rápido  “altius-fortius-citius” como dice el lema olímpico.

    Lo que consigues es que me sienta aún más satisfecho de lo que hago; y que se me escape alguna sonrisa cuando nadie me ve; orgulloso de lo que hago, orgulloso de lo que  sufro para llegar donde estoy y orgulloso de que un día llegue alguien como tú, y en lugar de felicitarme por andar un camino que tú no te atreves a caminar, intente desalentarme.

    Porque tú no eres mi “kriptonita”, solo eres uno más que me demuestra que soy una persona con un gran espíritu de superación, con una gran fuerza de voluntad, que no solo lucha contra los demás atletas y que también lucha con los negativos comentarios de gente que nunca le apoyara (intimidados por su potencial o impresionados por donde están sus sueños aunque ellos no crean en el); en  lugar de eso contra el primero que lucho es contra mí mismo. Al primero que debo ganar como atleta es a ¡mí! y tú no eres mi enemigo; tú eres parte de mi fuerza.

    Y aunque no lo sepas también te llevare en la mochila camino de mi sueño; porque yo no soy como ¡tú! Yo no soy egoísta e intentare condicionar a otra persona para que no siga persiguiendo sus sueños. Yo en lugar de eso te llevare conmigo porque no eres un lastre; te lo dije antes, que eras parte de mi fuerza y quizás…

    Quizás seas (y tu sin saberlo) de lo que más orgullo sienta; de cargarte en la mochila y de llevarte tan lejos; tan lejos…

   

       “Tan lejos que ni siquiera eras de capaz de soñar que yo llegaría”.

1 comentario:

  1. Increible articulo. Enhorabuena por ser asi. Yo si que te doy todo mi apoyo y animos. Y porque no tengo una empresa que si no te patrocinaria para acompañarte en tu camino. Eres un luchador y seguro q consigues tus sueños ;)

    ResponderEliminar

Para publicar su comentario; sea respetuoso con todo el mundo y tenga educación por favor.
Recuerde: "Que no todo vale con la excusa de la libertad de expresión y de la opinión personal"