miércoles, 23 de julio de 2014

CURIOSA PARADOJA DE LA COACTIVACIÓN MUSCULAR


          Curiosa Paradoja de la Coactivación muscular

    Una de las dificultades de las carreras atléticas de velocidad es la de no perder tiempo por culpa de la coactivación muscular. Otra es la perdida de rendimiento también debido a la tensión muscular. Algo desde luego paradójico porque sin lugar a dudas cuanto mayor rendimiento muscular tengas más rápido conseguirás ir.

    El problema que resulta de la coactivación muscular es que aunque se pudiera pensar que el rendimiento se obtiene a causa de un impulso cerebral que da la orden a través de la medula para el movimiento muscular; en realidad es al revés. Tras el movimiento inicial ordenado por el cerebro es a través de los músculos los que llevan la información a la medula y esta al cerebro, y de ahí se transmite la orden del nuevo movimiento. Es entonces; donde resulta el problema, cuando la orden de movimiento que da el cerebro esta descompensada con las señales que esta recibiendo del sistema nervioso (SN).

    Y es que debido a una tensión muscular previa no motivada propiamente por la carrera el musculo está  recibiendo dos impulsos nerviosos que se solapan no teniendo las dos fases normales propias del movimiento “orden (cerebro) – contraorden (sistema nervioso, a través de la medula y del musculo)” lo que lleva a una pérdida del rendimiento deportivo.

    Causas de la coactivación muscular pueden deberse a condicionantes externos como a un entrenamiento excesivo y por ende la falta de descanso. Así como problemas con la correcta hidratación (por falta de ella) o con la toma de bebidas estimulantes como la cafeína. Pero sin lugar  a dudas la que se da con más facilidad es la psicológica y no es por condicionantes externos sino motivada por el propio atleta aunque esta responda en algunas situaciones a respuestas visuales externas.

    Una falta de concentración así como el exceso de “celo” pueden llevar a la coactivación muscular. Pero lo curioso es que esta respuesta psicológica se traduce en una tensión muscular física provocando un menor rendimiento. Es por esto que los atletas de velocidad  para no añadir tensión extra en los músculos de los brazos y obtener así el mejor rendimiento de la parte superior del cuerpo y del balanceo de los brazos; tienden a correr con las palmas de las manos abiertas al máximo (no es por aerodinámica y romper así la barrera del aire como he oído por ahí). Lo que si bien es una parte del entrenamiento a trabajar algunos no lo practican.

    Sin embargo si es observable en otros atletas como en una carrera en la que el rendimiento ha sido muy bueno las palmas de las manos estaban abiertas y cuando no los puños los llevaban cerrados. Pudiéndose observar como alguno empieza con las manos abiertas y tras verse al lado de otro atleta en un momento de la carrera (coacctivación muscular psicológica por condicionante visual) olvida su técnica, y olvida también que la carrera primero es contra sí mismo y en lugar de continuar igual para hacerlo lo mejor que podría, la presión psicológica hace que comience la coactivación muscular.

    Con lo que en lugar de poder reducir o aumentar la distancia con el rival esta se ve aumentada y por culpa de esto el resultado que ve el aficionado en la tele es a un atleta “súper mundial” no ganando una carrera y dejándose llevar los últimos metros de la corta carrera de 100 o 200 metros lisos. Otro bien conocido es el caso del recordman mundial que a veces cuando observa que ganara la carrera con total seguridad reduce la velocidad para descargarse de trabajo muscular en el cómputo total de la temporada (macrociclo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para publicar su comentario; sea respetuoso con todo el mundo y tenga educación por favor.
Recuerde: "Que no todo vale con la excusa de la libertad de expresión y de la opinión personal"